¿Por qué me duelen las rodillas cuando corro?

ácido para runners

El running es una de las grandes pasiones de nuestro siglo. Mientras que para unos solo es afición, para otros es verdadera pasión. Sin embargo, muchas veces los runners se encuentran con obstáculos en el camino que les impiden desarrollar esta actividad. En este post daremos respuesta a una de las preguntas más frecuentes relacionadas con este problema: ¿Por qué me duelen las rodillas cuando corro?

Causas del dolor de rodillas en corredores

Lo primero que debes saber es que es muy habitual que runners, atletas y ciclistas sufran dolores en sus articulaciones, especialmente en la rodilla, durante sus rutinas de entrenamiento. Esto se debe a la presión que se ejerce sobre esta.

Y aunque existen muchas razones para sufrir dolor en las articulaciones, es muy probable que si a ti también te duele la rodilla cuando corres, encuentres el motivo en esta lista:

1.-Mala alienación de la rótula.

2.-Una dislocación parcial o total.

3.-Como síntoma de alguna lesión.

4.-Por ejercer excesiva presión en los músculos del muslo

5.-Por tener débiles los músculos del muslo

6.-Como consecuencia de tener los pies planos

7.-Debido a un entrenamiento mal ejecutado o a la falta de calentamiento

8.-Por correr en terrenos de superficie dura

9.-Como consecuencia de un calzado inadecuado o gastado

10.-Por sufrir artrosis o artritis.

Y seguro que también has oído hablar de la rodilla del corredor. Esta se produce cuando se inflama la parte lateral de la rodilla, a la vez que se padece una mala alienación articular y condromalacia rotuliana; es decir, reblandecimiento y descomposición del cartílago).

Tratamientos para paliar el dolor de rodillas

Existen diversos métodos y tratamientos para paliar el dolor de las articulaciones y varias de las causas citadas en el apartado anterior pueden subsanarse sin apenas aplicar ningún tratamiento, como son hacer un correcto calentamiento antes de entrenar, correr por superficies más blancas o comprar calzado adecuado.

Sin embargo, para poder mitigar este dolor por causas más profundas y según el nivel de dolor, podemos recurrir a:

1.-Aliviar la zona afectada. Cuando empiecen a aparecer los síntomas de dolor, se puede calmar la rodilla elevándola y aplicando hielo varias veces al día.

2.-Medicamentos para reducir la inflamación. Según la valoración del médico, puede que te receten desde ibuprofeno hasta corticosteroides.

3.-Fisioterapia. Los ejercicios de estiramientos ayudan a aliviar los síntomas y a mejorar la flexibilidad y la fuerza de la rodilla.

4.-Ácido hialurónico. Este tratamiento nutre el tejido y lubrica la articulación sin necesidad de cirugía, a la vez que es capaz de normalizar el líquido sinovial alterado y ayudar a que la articulación produzca ácido hialurónico endógeno.

El ácido hialurónico, ya sea inyectable o en cápsulas, ha demostrado su eficacia con mejoras notables y en muy poco tiempo en la mayoría de casos de artrosis y artritis, así como de dolor articular o deterioro del cartílago y en personas mayores de 50 años y/o que practican deportes asiduamente.

En Farmacia Bolòs somos especialistas en la comercialización de ácido hialurónico en diferentes formatos. Visita otras entradas de nuestro blog o pone en contacto con nosotros para resolver cualquier duda que puedas tener al respecto.

by Jordi Bolós