Pros y contras del ácido hialurónico para la estética facial

La eterna juventud es algo que la mayoría de la sociedad busca. Nos preocupa el paso del tiempo, y la aparición de canas, o lo que es peor de arrugas hace que no siempre nos sintamos lo más a gusto con nosotros mismos.

Con el paso del tiempo, han surgido muchas vías para combatir eso que llamamos envejecimiento. Ya sea por cremas y productos de cosmética, como inyectables de colágeno, o los más permanentes relacionados con la cirugía, hay que estar bien preparado, y sobre todo informado para no vulnerar tu propia salud.

Hay que tener en cuenta la peligrosidad de cada uno de este tipo de productos, pues  los primeros, quizá, son los más sencillos y que tan solo con algo de consejo, pueden ofrecerte muy buenos resultados.

En cambio los otros dos, no se debe de llevar a cabo si no tienes una recomendación profesional, y estos mismos realizar la aplicación de los inyectables o la cirugía. En otras palabras, no son recomendables para hacerlo con autosuficiencia, sino que se necesita de conocimientos profesionales.

En este artículo vamos a hablar sobre los beneficios del ácido hialurónico aplicado en el mundo de la estética y la cosmética, pues al igual que en la regeneración del colágeno en las articulaciones derivado de las lesiones, este tipo de principio activo, también permite mejorar la belleza y estética por su viscosidad y aporte nutritivo para la piel.

Beneficios  y efectos del ácido hialurónico en la dermatología estética

Como bien sabemos, el ácido hialurónico es un principio que lo que permite es aportar mayor hidratación y volumen a la piel, remodelándola y mejorando el contorno en la que está aplicada.

Habitualmente, el rostro suele ser una de las zonas más populares para la aplicación de inyectables de ácido hialurónico, pues rellena a la perfección las arrugas estéticas de la piel, como:

  • Patas de gallo.
  • Contorno de labios.
  • Entrecejo.
  • Realzamiento de los pómulos.

 

 

No obstante, frente a cualquier situación, existen los beneficios, pero también contras o consecuencias secundarias.  Cuando decides inyectarte ácido hialurónico, existen riesgos (de un grado muy leve) que se puede sufrir como:

  • Irritación. Enrojecimiento de la piel, es uno de los principales que se presentan, pero suelen desaparecer a las pocas horas del tratamiento.
  • Hinchazón. Debido a la introducción de un cuerpo extraño. Esto puede darse junto a hematomas, causados por la falta de reconocimiento de lo que se está inyectando en nuestro cuerpo.
  • Suelen desaparecer a las pocas horas de la aplicación. Tan solo son pequeños momentos de molestias e incomodidad.
  • Aparición de bultos. Esta reacción hay que vigilarla más, aunque se desahacen al poco de la aplicación del tratamiento, siempre hay que vigilar el cuerpo extraño.

Aunque los riesgos más severos y preocupantes son:

  • Mala aplicación por parte de un profesional, exponiendo de forma irregular las zonas en las que se ha aplicado el ácido hialurónico. El resultado puede ser desastroso y generar una insatisfacción por la deformidad producida en la aplicación.
  • Puede surgir una reacción alérgica. Para ello mejor asegurarse de todos los componentes, pues esta es quizá la que más riesgo puede acontecer.

 

Es por ello que hay que medir mucho  los pros y contras de los motivos de por qué inyectarse ácido hialurónico para la dermatología estética y su mejora. Por ello, antes de realizar cualquier acción es recomendable consultar a un profesional de confianza y calidad, y sobre todo, evitar cualquier tipo de idea de auto-inyectabilidad  sin ayuda de expertos.

by Jordi Bolós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *