El síndrome de la cintilla iliotibial: La rodilla del Corredor

rodilla del corredor

Practicar deporte es sano, y mucho, pero en su exceso y con malos gestos, hábitos y praxis la cosa se puede complicar, y muchos deportistas, sean amateur, principiantes o profesionales, pueden sufrir lesiones, que según como se vean pueden ser crónicas.

Pero con esto no os queremos asustar, sino comentaros en que consiste una de las lesiones más populares entre los deportistas, en concreto para los corredores o runners.

Existen muchos diagnósticos antes de determinar que tienes la rodilla del corredor, pero sí que es bueno examinarse a diario y valorar diferentes parámetros para diagnósticas, o bien prevenir determinadas lesiones existentes o venideras.

¿Quieres saber un poco más sobre el síndrome de la cintilla iliotibial? Pues presta mucha atención porque te vamos a dar algunos consejos para que puedas valorarte, y si encuentras algo fuera de lo normal, acudas a tu médico o un profesional para que te pueda diagnosticar mejor.

¿Cómo detecto si tengo el síndrome de la cintilla iliotibial?

Cuando eres deportista, y sobre todo runner, sueles realizar infinidad de exploraciones en las extremidades inferiores del cuerpo.

La estabilidad se suele medir entre los muslos y la cadera gracias a la fascia lata, la cual garantiza el principal funcionamiento de las caras de la rodilla, pero si esta se inflama se produce un gran dolor y tacto fibroso, y capacitando la correcta extensión de la rodilla, y por consiguiente la zancada a la hora de correr.

Pero… ¿Qué es la cintilla iliotibial?

Esta se trata de una afección característica de los corredores, en la zona de la rodilla. Se conoce como una tendinitis de la banda iliotibilial, acompañada a veces, por un proceso de bursitis.

La cintilla iliotibial forma parte del músculo tensor mencionado en puntos anteriores, con un origen en la espina iliaca anterosuperior y con el cóndilo lateral de la tibia.

La principal función es la separación entre la cadera y la estabilización de la rodilla por la cara externa de la esta misma.

cintilla iliotibial

¿Cómo puedo detectarla?

Pues bien, se parte con el dolor en la parte externa de la rodilla, y con una extensión hasta el borde inferior de la rótula, justo dónde se sitúa el tendón rotuliano.

El dolor se debe de notar en el inicio a correr en las sesiones de entrenamiento, y al poco no se puede seguir el ritmo. Además se le suma una sensación de roce dolorosa en la zancada y flexión y extensión de la rodilla con la fricción entre rodilla y fémur.

Los remedios médicos y los remedios deportivos

Frente a este tipo de lesiones se pueden utilizar infinidad de tratamientos y terapias para poder solventar y evitar el síndrome de la cintilla iliotibial.

La gama electroterápica, el masaje transverso o la técnica de Moneyron son algunos de estos tratamientos que funcionan frente a la lesión comentada en este artículo.

Cada una de ellas se basa en la aplicación de ultrasonidos, laser o elecrtrofrecuencia, buscando el poder romper las inflamaciones y hacer vibrar el tendón para calmar el dolor.

dolor rodilla

Los ejercicios de flexión y extensión son algunos de los potenciadores y mejoras para la rodilla del corredor, teniendo en cuenta que dichas actividades irán en función del tipo de gravedad y caso. Las hay de más superficiales que otras, y es por ello que se realiza un tipo de tratamiento u otro.

La inyección de ácido hialurónico en estas zonas suele paliar los dolores y en el caso de ser propenso a este tipo de lesiones poder evitarlas y prevenirlas.

Pero ante todo ello, hay que realizarse una exploración para que se pueda determinar, al 100%, de que se dispone de dicha lesión, y no otra, puesto que existen infinidades de inflamaciones y diagnósticos para los músculos y articulaciones en el trabajo del cuerpo en las actividades de running, y para el corredor.

by Jordi Bolós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *