Alimentos que te ayudan a recuperar la salud de tu rodilla

alimentos para rodilla

Nuestras rodillas están sometidas a un sobreuso diario que acelera su desgaste y que viene provocado por una práctica deportiva intensa, obesidad, traumatismos y accidentes. Por este deterioro que se produce en tendones, ligamentos o cartílagos, son muchos los atletas que sufren dolor de rodillas, caderas, tobillos y codos y que pueden desarrollar enfermedades y lesiones como tendiopatías, entesopatías, tendón de Aquiles, tendón rotuliano, fascitis plantar e incluso artrosis, una enfermedad que cada vez cobra mayor protagonismo entre la población joven.

En este sentido, gracias a un cartílago fuerte podemos ayudar a amortiguar y a proteger los movimientos de nuestra rodilla; pero si se rompe o se debilita puede causar dolor o rigidez en las articulaciones. Para preservar la salud de nuestro cartílago son muchas las medidas que podemos tomar, y la más sencilla de todas pasa por una alimentación saludable y rica en componentes que nos ayuden a fortalecerlo y a evitar su deterioro.

¿Qué alimentos debes incluir en tu dieta para aliviar el dolor de tus rodillas?

Escoger los ingredientes de una nutrición adecuada será la mejor arma para combatir la aparición de lesiones; especialmente después de haber sufrido alguna fractura o a partir de cierta edad.

Frutas y verduras

Teniendo en cuenta el bajo aporte calórico de los vegetales, estos alimentos son muy recomendables para dietas que persiguen el objetivo de bajar de peso para reducir la presión sobre las articulaciones propia de enfermedades como la osteoartritis. En este sentido, se recomienda el consumo frecuente de brócoli, coliflor y otras verduras crucíferas.

Por su parte, las acelgas y las verduras, así como los frutos secos (almendras, piñones y el sésamo) son ricos en magnesio y su consumo ayuda a proteger los huesos.

Y dado que la rodilla tarda más en recuperarse que otros tejidos, se recomienda consumir ajo crudo y machado para mejorar la circulación sanguínea de otros nutrientes hasta los tendones y ligamentos, ya que en la rodilla se encuentran poco vascularizados.

Las frutas cítricas, por su parte, son esenciales para ayudar a formar cartílago en las rodillas. Esto se debe a que son una importante fuente de vitamina C, que es la que se encarga de sintetizar el colágeno de tendones y ligamentos. Recordemos que la falta de colágeno provoca dolor en las articulaciones.

Sin embargo, la vitamina C solo permanece 5 horas en la sangre, por lo que debemos consumir frutas y/o verduras en cada comida para seguir aportando antioxidantes a nuestro organismo y no solamente un zumo de naranja recién exprimido durante el desayuno. Te gustará saber que además de las naranjas, las uvas y las mandarinas; los pimientos, las cebollas y los tomates también son fuente de vitamina C.

Proteínas

Para combatir mediante la alimentación el hecho de que la artritis es una enfermedad inflamatoria, lo primero que debemos hacer es desterrar el consumo de grasas saturadas y aumentar el consumo de proteínas magras. Las proteínas magras las podemos encontrar en frijoles y en el tofú. Los mariscos y otros pescados, como el salmón o el atún, son ricos en grasas omega-3 y ayudan a reducir a inflamación crónica y a prevenir la artritis reumatoide.

Algunos tentempiés ricos en proteínas son los yogures con muesli, el queso, las almendras, las nueces y otros frutos secos.  Y en dietas no vegetarianas se recomienda introducir carnes ricas en ácido hialurónico, un componente presente en las articulaciones y que se encarga de lubricarla y protegerla. Estos alimentos serían el rape, el bacalao o los pies de cerdo.

Se recomienda utilizar suplementos proteicos con ácido hialurónico para mejorar la movilidad y la flexibilidad de las articulaciones y especialmente de la rodilla, ya que es un elemento que se mezcla con el líquido sinovial y ejerce de lubricante. El ácido hialurónico se puede suministrar de forma inyectable, en pastillas o en crema, por lo que las posibilidades son amplias para todo tipo de personas

Hidratos de carbono

Los alimentos ricos en hidratos de carbono (legumbres, quinoa, arroz integral) también son necesarios porque cumplen la función de ayudar a ingerir mejor otros nutrientes y a evitar que nuestro organismo utilice las proteínas como fuente de energía en lugar de para regenerar tejidos.

Todos estos alimentos forman parte de la dieta mediterránea, la cual se ha demostrado que es una de las más efectivas para reducir el dolor y la rigidez de las articulaciones, así como para mejorar la salud en general.

by Jordi Bolós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *