Rotura de menisco: Qué hacer cuando el amortiguador de las rodillas falla

La rotura de menisco suele producirse cuando realizamos un movimiento brusco o exagerado, aunque también puede deberse a otras causas como los traumatismos y el desgaste. Pero, ¿Qué hacemos cuando el amortiguador de las rodillas falla? ¿Cómo lo solucionamos? En el siguiente artículo te contamos cuáles son los síntomas y las opciones de tratamiento que existen.

Seguramente conozcas a alguien que haya sufrido alguna lesión o rotura de menisco en alguna ocasión. Dentro de las lesiones de rodilla, es el problema más común y frecuente.

El menisco es una estructura que hace de amortiguador entre el fémur y la tibia y permite acoplar ambos huesos para que podamos mantenernos de pie

Rotura de menisco ¿A qué se debe?

Los meniscos soportan durante toda nuestra vida una cantidad de presión de manera continua y cuando hacemos cualquier tipo de actividad como caminar, correr, jugar a básquet, etc. trabajan sin descanso. Esto provoca que, con el paso de los años, se produzcan lesiones, fisuras o roturas completas de su tejido.

Existen tres causas comunes que pueden causar la rotura de menisco:

  • Un movimiento brusco

Puede producirse al realizar deporte excesivo o cuando se realiza un movimiento muy brusco. Cuando la articulación supera su punto máximo de torsión el menisco puede romperse.

  • Por traumatismo

La rotura se produce a causa de un impacto directo en el menisco. Puede producirse por un golpe brusco, un accidente, etc.

  • Por desgaste

Se produce como consecuencia de un exceso de ejercicio. Este tipo de rotura suelen sufrirlo los deportistas y deportistas de élite. También lo puede causar la artrosis que va generando poco a poco su tejido.

rotura del menisco

¿Qué hacer cuando se produce una rotura?

Existen diferentes tratamientos que pueden realizarse según la gravedad y cómo evolucione la rotura de menisco.

  • El tratamiento inicial

Las roturas o los desgarros leves, mejoran por lo general con el tiempo, según el tamaño y la ubicación de la lesión. En este caso no se recomienda hacer cirugía y simplemente podrá mejorarse con reposo, hielo y medicamentos.
Si estás en este punto, es recomendable que evites realizar actividades que puedan agravar el dolor de rodilla, como bajar escaleras. Ponerte una rodillera que te sujete bien la rodilla o usar una muleta puede ayudar a reducir la presión sobre la rodilla y promover la cicatrización.

Los medicamentos más aptos para este tipo de lesiones son los anelgésicos ya que calman el dolor y reducen el hinchazón.

  • La fisioterapia

Si el dolor persiste, también puedes realizar sesiones de fisioterapia que ayuden a fortalecer los músculos que rodean la rodilla y la musculatura de las piernas. Será bueno para ayudar a estabilizar y sostener la articulación.

  • La cirugía

Si a pesar de todo, la rodilla te sigue doliendo, el médico podría recomendarte una cirugía. Es posible que, si eres joven se te acabe recuperando sola, pero en otras ocasiones, como a causa de la edad resulta más complicada su recuperación. En este caso la parte afectada del menisco podría repararse con cirugía mediante pequeñas incisiones que se hacen con un artroscopio.
Una vez operado, deberás reposar durante el tiempo que te indique el médico sin hacer ningún tipo de esfuerzo. Seguidamente, necesitarás hacer ejercicios de recuperación para optimizar la fuerza y recuperar el movimiento de la rodilla.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para averiguar qué tipo de rotura de menisco te has hecho y cómo solucionarlo. Si alguna vez te ocurre, te recomendamos que acudas a tu médico lo antes posible. No obstante, si tienes cualquier duda o pregunta puedes ponerte en contacto con nosotros y te responderemos encantados.

by Jordi Bolós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *