¿Cómo puedo saber si tengo roto el menisco?

rotura menisco

Desde utilizar las zapatillas equivocadas, hasta sufrir problemas de artritis, son muchas las razones que llevan a un runner a sufrir dolores en la rodilla cuando corre. Una de estas dolencias que permanece en el tiempo y no disminuye es la rotura de meniscos, En este artículo vamos a explicarte en qué consiste y cómo puede tratarse la que se conoce como la lesión más común de rodilla entre los deportista.

¿Qué son los meniscos?

Los meniscos son dos pequeños estabilizadores con forma de medialuna que tenemos en la rodilla y que sirven para comunicar el fémur con la tibia. Están formados por un tejido llamado fibrocartílago y absorben parte de la energía cuando nos movemos (ya sea para correr, salta o simplemente levantarnos), por lo que son capaces de resistir grandes cargas de presión. También son los encargados de distribuir el líquido sinovial a través de la articulación; pero si se dañan, provoca dolor, bloqueos e inestabilidad.

¿Cómo se lesionan los meniscos?

Los meniscos se lesionan principalmente por la ejecución de un mal movimiento de rotación del cuerpo, cuando dejamos un pie fijo sobre el suelo, pero el cuerpo rota. Esto puede ocurrir de dos formas:

 

  • Lesión de menisco traumática. Es la que tiene lugar cuando se recibe un impacto en la rodilla de la pierda que está soportando el peso o si se efectúa un giro muy brusco. El fémur aplasta el menisco al girar sobre la tibia, lo retuerce y lo rasga. Esta lesión es propia de deportes como el fútbol o el esquí.

 

  • Lesión de menisco degenerativa. El desgate de nuestro cuerpo es inevitable con el paso del tiempo, por lo que también se pierden agua y colágeno de manera progresiva, lo que afecta a las propiedades mecánicas y a la estructura de la rodilla. El menisco puede terminar rasgándose por desgaste.

 

¿Qué síntomas presenta una lesión meniscal?

El dolor creciente en la rodilla al caminar, al subir y bajar escaleras, o al levantarse son algunos de los síntomas que evidencian la rotura de meniscos. También lo son los chasquidos, los bloqueos y la falta de estabilidad. Si sientes estos síntomas, acude a tu traumatólogo y explícale tu caso.

¿En qué consiste la cirugía de meniscos y qué consecuencias tiene?

En caso de que necesites pasar por quirófano para corregir tu lesión meniscal, la operación de meniscos que se llevará a cabo consiste en la reparación o resección parcial del menisco. Se desaconseja la resección total porque aumenta el desgaste del cartílago articular.

Con esta extirpación de parte del menisco se termina con el dolor y con los problemas mecánicos que sufría la rodilla, pero a costa de empeorar la amortiguación entre la tibia y el fémur. La pérdida del cartílago que recubre esta zona puede llevar a un desgaste prematuro de la articulación, como es la aparición de artrosis precoz.

Sin embargo, no todas las lesiones de menisco se operan. Antes de llegar a este punto, existen otros tratamientos más conservadores y naturales que ayudan a mitigar el dolor y a mejorar la mecánica de la articulación. Los productos con ácido hialurónico son ricos en colágeno y ayudan a recuperar la lubricación natural de la rodilla, así como hacen desaparecer las molestias durante varios meses. Gracias a este tipo de productos, podemos retrasar, e incluso evitar, la cirugía de meniscos y sus correspondientes consecuencias, así como podemos continuar con nuestra vida habitual y con nuestra rutina deportiva.

by Jordi Bolós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *