Síntomas y signos de lesiones de menisco

lesion de menisco

Hoy en día son muy comunes las lesiones de menisco por movimientos bruscos, traumatismos o desgaste general. Los meniscos son unas estructuras fibrocartilaginosas que se encuentran dentro de la articulación de la rodilla. Su función es la de articular, es decir, amortiguar el peso corporal para que el cartílago de la rodilla aguante mejor el peso y las presiones de las extremidades inferiores.

Cuando corremos, saltamos, transportamos peso, bajamos escaleras, cuestas o simplemente andamos, las rodillas están soportando diferentes tipos de presiones. Aquí entran en acción los meniscos, que juegan un papel crucial de amortiguación, protegiendo y estabilizando la articulación.

 

Composición de los meniscos

En el ser humano, los meniscos están presentes en la articulación de la rodilla, la esternoclavicular, la muñeca y las costillas con su unión con las articulaciones transversales vertebrales. Sin embargo, los síntomas y signos de lesiones de menisco más frecuentes se dan en la rodilla.

Los meniscos están compuestos por proteínas, proteoglicanos y un 75% de agua. Son estructuras acelulares, compuestas como ves en su mayoría por agua, para que el contenido acuoso reduzca la fuerza de rozamiento y amortigüe mejor.

 

Síntomas y signos de lesiones de meniscos

Una lesión de menisco es incómoda y se nota desde el momento en que se sufre. Nada más ocurrir la lesión, la persona puede sentir un dolor agudo en la rodilla e incluso el sonido de un chasquido. Horas después, la rodilla puede hincharse a consecuencia de un derrame del líquido articular.

Aún así, el síntoma más claro que denota una lesión de menisco es el bloqueo que sufre la persona en la articulación. El paciente no podrá estirar completamente la rodilla porque la parte lesionada del menisco se ha trasladado hasta el centro de la rodilla e impide su movimiento natural. La persona, entonces, para desbloquear la contractura, mueve la pierna y entonces escucha un pequeño “clic” en su interior.

En definitiva, falta de movilidad, rigidez, acortamiento del recorrido anatómico e inflamación son los síntomas característicos de lesiones de menisco.

 

Lesiones frecuentes de meniscos

La ejecución de un mal movimiento o de una rotación brusca del cuerpo son la principal causa de lesión de los meniscos. Esto ocurre de dos formas:

  • Lesión de menisco traumática: Si la persona realiza un giro brusco o recibe un fuerte impacto en la rodilla. El fémur aplasta el menisco al girar bruscamente sobre la tibia, provocando su rasgado. Este tipo de lesiones son frecuentes en la práctica de deportes como el fútbol o el esquí.
  • Lesión de menisco degenerativa: Con el paso del tiempo y el envejecimiento, los meniscos se desgastan debido a la pérdida de agua y colágeno de forma progresiva.

Aunque algunas de las lesiones de menisco se operan, no todas necesitan pasar por quirófano para mejorar. Para mitigar el dolor y potenciar el funcionamiento natural de la articulación existen tratamientos ricos en ácido hialurónico y colágeno que ayudan a recuperar la lubricación natural de la rodilla. De este modo, se reducen los síntomas y signos de lesiones de menisco durante meses evitando incluso el paso por el quirófano.

by Jordi Bolós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *