Condropatía rotulina: El frío y cómo evitar el daño

condromalacia

Ya podemos decir que ha llegado el frío, y con ello muchas situaciones y actividades divertidas, pero también momentos molestos y difíciles para quienes tienen algún tipo de lesión.

Practicar deporte al aire libre suele ser un tanto complejo por las bajas temperaturas y el riesgo de dañarse aumenta, es por ello que hay que mantener ciertos pasos, y sobre todo tenerlos en cuenta, para evitar o reducir este riesgo de lesión.

Existen muchos tipos de lesiones, y muchos tipos de tratamientos, pero hoy  en este artículo os vamos a hablar sobre la condropatía rotuliana y cómo afrontarla con la llegada del frío.

La condropatía Rotuliana

Esta es una lesión que produce dolor en la rodilla y da una sensación de moler los huesos en el interior de esta misma.

La condropatía rotuliana es un trastorno que también se conocer como condromalacia patelar, o rodilla del corredor, y suele ser muy común en adolescentes, jóvenes y atletas que ejercen un gran esfuerzo y estrés en las rodillas.

¿Cuáles son las causas? ¿Y los síntomas?

Esta lesión resulta de un uso excesivo o de una fuerza anormal sobre la rodilla, probablemente debido a un traumatismo o lesión. Además puede ocurrir si a una rótula desviada.

El síntoma principal es un dolor de rodilla que acrecienta:

  • Después de estar sentado por un rato
  • Al incorporarse de una silla
  • Al subir y bajar escaleras
  • Cuando se arrodilla o se pone de cuclillas

condropatia rotuliana

Cuidados recomendados

Para poder cuidar y evitar que el frío afecte a tus lesiones, concretamente a la condropatía rotuliana es mejor que sigas estos pasos:

  • Calienta bien antes de empezar de entrenar y practicar deporte. Usa cremas calentadoras, paños o telas calientes y aplícalos en la rodilla o en la lesión en concreto.
  • Muscula los cuádriceps y realiza ejercicios isométricos para que el músculo recarge más y menos el tendón.
  • Mejorar la fuerza estática. Da prioridad a los ejercicios isométricos, evitando el movimiento, y evitar los ejercicios concéntricos o excéntricos (De ida y vuelta).
  • Haceros un typing. Usar las cintas en la parte alta de la tibia y la rótula para sujetarlas.
  • Inicio de la marcha lenta. Cuando empecéis a practicar deporte realizarlo de forma lenta y consecutiva para que las articulaciones no se resientan.

Con todos estos consejos deberás de poder evitar y paliar cualquier tipo de daño para que el frío no te afecte en tus lesiones, concretamente en la condopatia rotulinana. Trabaja en la lesión y cuida su tratamiento y recuperación, pues esto es imprescindible para una mejora en salud y la vuelta a la práctica de deporte con normalidad.

by Jordi Bolós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *